Blog

quintaesencia

Esta noche
me toca ser la pesadilla
que nadie sueña

-Ángel Balbuena

En diciembre de 2019 Ángel Balbuena presentó Quintaesencia, publicado por Lapicero Rojo Editorial.

Ángel Balbuena, es psicólogo y mediador de lectura. Autor de los poemarios Piscis (ICBC, 2011) y Sinestesia (2013). Ha sido antologado en los libros De perfil los gatos siempre sonríen (Pinos Alados, 2017), El experimento (Voz de arena, 2017), Aromático. Plástica y poesía para el café (Pinos Alados 2018) y en el Anuario de poesía de San Diego (2019).

1. ¿Por qué titula su poemario Quintaesencia? 
Tomé el concepto de la propuesta que hacía Aristóteles para explicar el movimiento de los cuerpos celestes, el cual era en círculos perfectos alrededor de la Tierra y argumentaba que había un quinto elemento del cual estaba formada toda la materia de dichos cuerpos, a ese quinto elemento le llamó Quintaesencia.
Este concepto llegó a mi vida en el momento perfecto para titular este trabajo, momento en el que tuve que pasar sólo por preguntas existenciales, determinar quién soy, qué hago, para qué lo hago. De muchas maneras me encontraba hecho de este material metafórico pero explicativo y a la vez me encontraba girando en círculos concéntricos alrededor de no sé qué cosa.

2. ¿Qué autores han influido en su obra? ¿Qué otras áreas o intereses influyeron?  
Qué hermosa pregunta, considero que los autores a los que recurro como alimento son: Xavier Villaurrutia, Oliverio Girondo, Charles Bukowski, Flora Calderón, Francisco Morales, Olga Orozco, Amparo Dávila, José Emilio Pacheco.
Además de mi interés por la Literatura soy psicólogo, entonces también tengo fascinación por leer el trabajo de algunos teóricos como Carl Jung, Alfred Adler, Lev Vygotsky, Carl Rogers, Abraham Maslow, Viktor Frankl, Erich Fromm.

3. ¿Por qué utiliza los subtítulos que dividen la obra? 
“Yo litoral”, es la parte del libro en la que me permito hablar descaradamente de mí.
“Tú desierto”, es el desahogo que necesitaba para purgar situaciones incómodas, dolorosas, áridas.
“Ellos marea”, es el refugio, el descanso, la protección, el abrazo que se encuentra en donde lo aman a uno, que es la familia y los amigos.
Y finalmente “Quintaesencia”, que además es el título del libro, reúne las vivencias circunstanciales de ese momento de mi vida, algunas preguntas, reflexiones, anécdotas, experiencias, viajes, sabores, texturas, es un collage de radiografías hecho con palabras.

4. ¿Por qué prefiere no usar signos de puntuación en sus poemas, es para mayor libertad? 
Específicamente decidí no usar signos de puntuación como un ejercicio de libertad al momento de leer y conectar las palabras o los versos. Los signos son importantes, tienen su función y su debido respeto, sin embargo, para lo que quería decir no eran necesarios, las mismas separaciones dan la pauta de la respiración entre cada verso, hay algunas comas de aire (que son espacios intencionados entre el texto). Los signos que me ahorré los tengo guardados en mi caja de herramientas y los he estado usando en otros textos.

5. ¿En qué se inspira para crear sus poemas?
Me baso en lo que observo, cuando uno escribe tiene el deseo de comunicar algo y la responsabilidad de brindar una mirada única de las situaciones, sean cotidianas o extraordinarias, considero que la inspiración es buena, sin embargo mucho del trabajo consiste en ejercer la escritura como un hábito, es una disciplina artística y como tal merece ser practicada, no imagino a un bailarín danzando solo cuando está inspirado, o a un músico tocando su instrumento solo cuando le nace, entonces la inspiración es una gran ayuda, pero no se puede basar todo el trabajo en ella.
Si hablamos de la inspiración como detonante puedo recurrir a los grandes temas de la Literatura como lo son: el tiempo, la vida, la muerte, el amor, el desamor, pero también hay situaciones específicas como el olor del incienso favorito, extrañar a un ser querido en específico, los colores del cielo a cierta hora, todo puede servir.

6. ¿A qué edad empieza a escribir? ¿Por qué elige la poesía para expresarse? 
Desde antes de aprender a escribir ya contaba historias con dibujos, recuerdo que hacía libros con dibujos para contarle cuentos a mi hermano Abraham, mi familia menciona momentos en los cuales jugaba a hacer versiones de cuentos clásicos o montar obras de teatro con mis primos para las reuniones familiares, recuerdo que me gustaba contarle cuentos a mi papá antes de dormir y al final preguntarle si le habían gustado, creo que sus halagos me motivaban a volver la siguiente noche con más material.
La poesía ha sido muy buena conmigo de muchas maneras, la poesía no limita o en mi caso puede resumir mucho en pocas palabras o imágenes, es un juego, a veces peligroso, pero siempre certero. Actualmente estoy ejercitando también la narrativa desde algunas aproximaciones, aunque es una narrativa todavía muy poética según la experiencia de algunos lectores y escritores cercanos.

7. ¿A qué lectores está dirigida su obra? ¿Qué podrán encontrar en ella? 
Creo que el encuentro de un lector con un libro tiene una razón especial, quizá sea una idea muy romántica al respecto pero me tranquiliza bastante, me gusta pensar que alguien en un momento de su vida al leer Quintaesencia podrá identificarse con las vivencias plasmadas, encontrará que alguien le puso palabras a algo que siente o piensa, leerá algunos poemas y le gustarán tanto que pensará que eso necesitaba leer en ese momento de su vida, entonces Quintaesencia formará parte también de su bagaje de experiencias y tendrá más vida.

8. ¿Sobre qué temas ha preferido hablar y por qué? ¿Están relacionados por sus propios gustos y vivencias?
Algo curioso de Quintaesencia es que está ubicada territorialmente en la península de California, tiene un hogar geográfico y es Baja California, con sus carreteras, ciudades, coníferas, playas frías, la magia de sus pueblos, los ranchos, especialmente mi San Vicente amado, era imposible despegar el viaje existencial del viaje territorial.

9. ¿Qué sentires se pueden encontrar en sus poemas?
Añoranza por alguien a quien extrañas, amor desbordado por tus hermanos, rencor por tu ex, cuestionamientos internos por quién eres, confusión existencial, adicción al café y a los gatos, horas y horas de viaje en carretera, postales de lugares especiales en la Baja, polvo, océano Pacífico, niebla, sol, y algunas hormigas. También lo último son sentires ¿por qué no?